Los senderos propuestos adentrarán al caminante en parajes naturales de ancestral historia. Recorridos cortos para disfrute de la naturaleza y unidos entre sí para poder alargar nuestro paseo.
Extensos pinares, zonas de monte bajo con encina, campos de cultivo y las huellas de verdor trazadas por el bosque de ribera de los ríos Eresma y Pirón serán nuestros acompañantes más fieles.
Tres ecosistemas bien definidos, que harán de nuestros itinerarios una aventura en busca de la flora y la fauna asociados a los mismos.
Los trinos de pequeños pajarillos (carboneros, herrerillos, gorriones...), la silueta de las rapaces (alcotanes, cernícalos, milanos...) y el fugaz paso de pequeños mamíferos (zorros, comadrejas, liebres...) darán un aliciente mayor a la marcha. Las perennes pinceladas históricas las ponen antiguos lugares, hoy poco frecuentados o abandonados, como Fuentes Carbonero y el Temeroso, las ruinas de antiguas ermitas, Santa Águeda y San Miguel Quintanas, antiguos molinos o el Santuario de Ntra. Sra. del Bustar.
Los tres recorridos que se ofrecen pueden también realizarse en bicicleta de montaña y a caballo, si bien en la ruta 1, hay un tramo (meandro del Eresma) con cierta dificultad.