IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA

Este edificio emblemático, situado en el centro de la localidad, ha sufrido varias transformaciones adecuándose su configuración a las diferentes épocas y gustos de sus parroquianos:
Los restos más antiguos de esta construcción se fechan en torno al s. XIII. dentro del estilo dominante en la comarca, el románico de ladrillo. Edificio de planta basilical, posiblemente de tres naves y de tipología sahagunina, como la cercana iglesia de Nieva, es decir, con la torre situada sobre la bóveda del presbiterio. Del primitivo templo sólo se conserva en la actualidad la base de la torre hasta el tercer cuerpo, realizada en mampostería e hiladas de doble ladrillo.
A finales del s. XV coincidiendo con el esplendor económico segoviano, se produce la transformación del edificio al gusto gótico, respetándose del templo anterior solamente la cabecera y la torre. La nueva construcción, modelo precursor de la arquitectura del gótico tardío, se realizó en cantería de caliza, de las cercanas canteras de la Muela. El interior se estructura en tres naves de diferente altura y anchura divididas en cuatro tramos de dimensiones diferentes.